Enseñanzas tailandesas para China

BEIJING – Sean cuales fueren los efectos de la agitación política en Tailandia, no están contribuyendo a la causa de la democracia en China. Las imágenes de quienes protestaban en pro de la democracia y la posterior represión durísima en el centro de Bangkok han aparecido con toda su crudeza en los medios chinos de comunicación sin parcialidad aparente. De hecho, no es necesario adornar el mensaje político que representan para China.

Si un país religioso, relativamente próspero y conocido como la “tierra de las sonrisas” puede degenerar tan rápidamente en una sangrienta guerra de clases, ¿qué ocurriría si el Partido Comunista chino perdiera su monopolio del poder? No es difícil imaginar una rebelión de los “camisas rojas” de estilo chino, con dirigentes populistas que explotan el resentimiento y jóvenes exaltados que prendieran fuego a símbolos del poder y del privilegio en Beijing. Si la democracia con libertad de partidos políticos propicia la aparición de bloques electorales violentos e intransigentes, la mayoría de las personas reflexivas preferirán el gobierno de un solo partido que garantice la estabilidad social.

Aun así, sería un error que el Gobierno chino tratara los sucesos de Tailandia como una excusa para aplazar la reforma política. La distancia entre ricos y pobres es la misma, más o menos, en los dos países y hay decenas de miles de “disturbios ilegales” con carácter de clase en China todos los años.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/qwj1Gah/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.