foley1_SouthAgencyGettyImages_journalistcamerawarzone South Agency/Getty Images

Enseñar a los periodistas a sobrevivir

ROCHESTER, NUEVO HAMPSHIRE – En 2014, dos años después de secuestrar a mi hijo, James Wright Foley, mientras trabajaba como corresponsal independiente en Siria, Estado Islámico lo sometió a torturas y lo asesinó. La muerte de Jim subraya los extraordinarios riesgos que asumen los periodistas para reportar noticias en áreas peligrosas, así como la necesidad de tomar mayores medidas para protegerles.

En 2018, 80 periodistas fueron asesinados en todo el mundo, más de la mitad de manera deliberada. Si bien muchos de estos crímenes ocurrieron en zonas de conflicto, en especial Afganistán y Siria, casi la mitad hallaron la muerte en países que no están en guerra, como México, la India y Estados Unidos, donde cuatro periodistas murieron cuando un hombre abrió fuego en su sala de redacción de Annapolis, Maryland.

Los periodistas no tienen seguridad en Europa tampoco. En Eslovaquia, Ján Kuciak, de 27 años, fue asesinado en su hogar junto a su pareja Martina Kusnírová, tras investigar acusaciones de evasión y fraude tributario que implicaban a altas autoridades y empresarios.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/xEwSbzFes