Paul Lachine

Un impuesto a la ocupación israelí

EL CAIRO – Los intelectuales y formuladores de políticas del mundo árabe han acusado a menudo a Europa de usar la generosidad financiera para encubrir su impotencia política sobre el conflicto árabe-israelí. Argumentan que, si es que se ha de tomar a Europa como un actor global serio, también debe mostrar su poder cuando entrega dinero.

A ojos de los árabes, las autoridades europeas confiesan implícitamente su culpa al señalar como causas de esta actitud el complejo panorama político multilateral de Europa y la naturaleza burocrática de la Unión Europea. Los interlocutores árabes no se dejan impresionar: quieren que Europa deje de hablar como Gran Potencia y comience a actuar como una.

Sin embargo, es precisamente el deseo de la UE de ser percibida cada vez más como una nación estado lo que ha empujado su posición en el conflicto árabe-israelí en la dirección equivocada. La incapacidad política de Europa para desempeñar un papel político en el proceso de paz de Oriente Próximo se ha interpretado equivocadamente como un sesgo a favor de Israel. Los asesores políticos argumentaron que lograr la confianza de Israel era necesario para que Europa pudiera tener un papel en el proceso de paz. Casi nada era demasiado valioso para estos fines: transferencias de tecnología, mejora de las relaciones, acuerdos de colaboración, e incluso -según se dice- la perspectiva de formar parte de la UE.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/aK3zPVy/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.