mosque prayer Philippe Huguen/Getty Images

Tomar partido en la guerra interna del Islam

PARÍS – El primer ministro francés, Manuel Valls, tenía razón cuando hace poco dijo que no existía ninguna buena excusa para el yihadismo. Rechazar la cultura de las excusas, dijo Valls, también significaba resistir la tentación de insistir con las explicaciones del impulso yihadista.

Y Valls también estaba en lo cierto cuando el 4 de abril advirtió sobre el peligro de una victoria ideológica del salafismo, la doctrina por detrás del yihadismo, que ve a Europa (y, dentro de Europa, a Francia) como el terreno por excelencia para la proselitización.

Uno tras otro, los gobiernos franceses, a lo largo de tres décadas, renunciaron a su responsabilidad de involucrarse en este debate. Pero si bien la pasividad puede haber garantizado la paz social en el corto plazo, permitió que otros valores diferentes a los de la república echaran raíces en amplios sectores de las ciudades francesas. Y lo que vino después fue una ceguera deliberada: los gobiernos se negaron a reconocer que el fundamentalismo islámico militante era, en verdad, un islamofascismo, la tercera variante global de totalitarismo que los críticos intransigentes habían venido denunciando desde hacía 25 años.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/5NI1EfR/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.