Las amenazas democráticas de Taiwan

El reciente llamado del presidente de Taiwán, Chen Shui-bian para aprobar una ley que permita el referéndum rápidamente se convirtió en una crisis internacional. China, temiendo que esa ley pudiera utilizarse para buscar la independencia de Taiwán, reaccionó enérgicamente incluso antes de que el Yuan, el parlamento taiwanés, aprobara la iniciativa.

El General de División Wang Zaixi, subdirector de la Oficina para Asuntos Taiwaneses, advirtió que se utilizaría la fuerza si las autoridades de Taiwán "se coluden con las fuerzas separatistas en actividades abiertamente proindependentistas y retan al continente y al principio de una sola China". El primer ministro chino, Wen Jiabao fue un poco más cortés. En una entrevista con un periódico estadounidense le recordó a Taiwán que China "pagará cualquier precio para salvaguardar la unidad de la patria".

Unos días después de la entrevista de Wen, al comentar sobre los acontecimientos recientes en Taiwán con el primer ministro a su lado, el presidente de los EU, George W. Bush, dijo que Estados Unidos se opone a "cualquier decisión unilateral para cambiar el statu quo, y los comentarios y las acciones del líder de Taiwán indican que estaría dispuesto a tomar decisiones unilaterales para cambiar el statu quo, a lo cual nos oponemos".

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/udqeP18/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.