Halil el-Abdullah/Anadolu Agency/Getty Images

Trump, Siria y la amenaza de una guerra regional

BEIRUT – Al parecer, la suerte está echada para un final acelerado de la misión de Estados Unidos en Siria -y, con él, las posibilidades de una resolución pacífica y sostenible de la brutal guerra civil de siete años de ese país-. El ataque químico supuestamente perpetrado la semana pasada por las fuerzas del presidente Bashar al-Assad en Douma, la última ciudad en manos de los rebeldes en la región de Ghouta oriental, demuestra lo peligrosa que es esa perspectiva para Siria y para el mundo. 

La bravuconería del presidente estadounidense, Donald Trump, tras el ataque químico expone la incoherencia y las contradicciones de su enfoque, así como la falta de una estrategia real en Siria. Ordenar un ataque o dos contra las fuerzas de Assad, como podría suceder, ni alteraría el equilibrio de poder allí ni mejoraría la posición de Trump en el país desgarrado por la guerra, mucho menos en Oriente Medio en general.

Sin duda, los principales asesores militares de Trump lo han persuadido de mantener en el lugar a las 2.000 fuerzas militares actualmente apostadas en Siria. Pero ya ha limitado los objetivos de Estados Unidos allí a eliminar la pequeña presencia que aún queda de Estado Islámico (EI) -un esfuerzo que debería llevar unos seis meses.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/O9fBmfl/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.