Suecia en crisis

ESTOCOLMO – Después de decenios de observancia de normas más o menos estables y tónicas predecibles, en las últimas semanas la política sueca ha entrado en un territorio inexplorado. Muchos están sorprendidos de que el Gobierno se desplomara y tuviera que convocar nuevas elecciones tan sólo dos meses después de haber entrado en funciones. Al fin y al cabo, Suecia había sido un hito poco común de éxito inspirador en Europa desde la crisis financiera mundial de 2008. Entonces, ¿qué ha ocurrido?

La causa inmediata de la caída del Gobierno fue el voto del Parlamento en contra de la propuesta de presupuesto de la coalición de centro izquierda y a favor del presentado por los partidos de la Alianza de centro derecha, que habían formado el gobierno anterior. Al no haber logrado la aprobación de su primer presupuesto –por la repentina decisión de los Demócratas Suecos (DS) de extrema derecha de apoyar la opción substitutiva de la Alianza–, el Gobierno no podía, sencillamente, continuar como si nada hubiera ocurrido.

El telón de fondo de ese episodio fueron las elecciones del pasado mes de septiembre, que la Alianza de cuatro partidos perdió tras ocho años en el poder (durante los cuales yo fui el ministro de Asuntos Exteriores). Se consideraba que el gobierno de la Alianza había tenido éxito, pero ocho años son muchos en política.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/3t239Xl/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.