1

Vergüenza de Suecia

VIENA – El mes pasado, se lanzaron petardos a la única sinagoga existente en la ciudad sueca de Malmö y se rompieron los cristales de tres ventanas. El día anterior, se había dejado en el edificio una amenaza de bomba, en la que se avisaba de lo que iba a ocurrir. Dos semanas antes, se lanzó otro ataque contra la misma sinagoga.

Los judíos locales llevan meses atestiguando una atmósfera cada vez más hostil y muchos de ellos han dicho que tienen miedo a salir a la calle con señal alguna que los identifique como judíos. En fecha anterior de este año, Daniel Schwammenthal explicó en The Wall Street Journal por qué en los términos más crudos: “Una muchedumbre mayoritariamente musulmana, que gritaba ‘Sieg Heil’ y ‘Hitler, Hitler’, arrojó botellas y piedras contra un pequeño grupo de judíos que se manifestaban pacíficamente en pro de Israel en la plaza central de esta ciudad. Los fieles camino de la sinagoga y los niños judíos en las escuelas son abordados constantemente y calificados de ‘sucios judíos’ “.

La policía de Malmö dice que, de los 115 delitos xenófobos registrados en la ciudad en 2009, 52 tuvieron por víctimas a judíos o instituciones judías. Ha vuelto el antisemitismo y lo que está ocurriendo en Malmö es simplemente una manifestación extrema de lo que está sucediendo en toda Suecia.

Hemos de recordar que fue el periódico de mayor tirada de Suecia, Aftonbladet, el que publicó el año pasado un libelo xxxx antisemita en el que se afirmaba que los soldados israelíes mataban habitualmente a niños palestinos y les extirpaban los órganos para venderlos en el mercado negro internacional. El Gobierno sueco reaccionó con indiferencia y –lo que es peor– cuando la embajadora del país en Israel publicó una nota en la Web de la embajada en la que distanciaba a Suecia de semejantes calumnias atroces, sus irritados superiores de Estocolmo le ordenaron que la retirara.