1

Recurrir a la disrupción en pro de la sostenibilidad

GINEBRA – Después de decenios de renuencia por parte de los dirigentes del mundo, una transición rápida, tranquila y decidida hacia el desarrollo sostenible no parece probable. De hecho, a lo largo de toda la historia humana, semejantes cambios importantes han sido con mayor frecuencia impuestos al mundo por las circunstancias y los dirigentes se han centrado en intereses más a corto plazo, como la agitación política o el estancamiento económico, hasta que surgen graves perturbaciones para sus economías y sociedades.

Pero no tiene por qué ser así. Las autoridades pueden formular soluciones que aprovechen las amenazas inmediatas para orientar el cambio hacia un futuro más sostenible y menos excluyente.

Este año, que ha recibido el titulo de “año del desarrollo sostenible,” brinda una oportunidad ideal a ese respecto. En reuniones de alto nivel que se celebrarán en Sendai (Japón), en marzo, y en Adis Abeba (Etiopía), en julio, los dirigentes del mundo perseguirán una colaboración más estrecha en materia de reducción del riesgo de desastres y de movilización de recursos para el desarrollo, respectivamente. En septiembre, las Naciones Unidas lanzarán sus Objetivos de Desarrollo Sostenible, que han de servir de marco para las medidas mundiales en pro del desarrollo hasta 2030.

Además, las negociaciones mundiales sobre el clima alcanzarán un punto decisivo en diciembre, cuando los dirigentes del mundo se reúnan para la  Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en París y en los programas de las próximas cumbres del G-7 y del G-20 figurarán medidas encaminadas a luchar contra el cambio climático.