Recurrir a la disrupción en pro de la sostenibilidad

GINEBRA – Después de decenios de renuencia por parte de los dirigentes del mundo, una transición rápida, tranquila y decidida hacia el desarrollo sostenible no parece probable. De hecho, a lo largo de toda la historia humana, semejantes cambios importantes han sido con mayor frecuencia impuestos al mundo por las circunstancias y los dirigentes se han centrado en intereses más a corto plazo, como la agitación política o el estancamiento económico, hasta que surgen graves perturbaciones para sus economías y sociedades.

Pero no tiene por qué ser así. Las autoridades pueden formular soluciones que aprovechen las amenazas inmediatas para orientar el cambio hacia un futuro más sostenible y menos excluyente.

Este año, que ha recibido el titulo de “año del desarrollo sostenible,” brinda una oportunidad ideal a ese respecto. En reuniones de alto nivel que se celebrarán en Sendai (Japón), en marzo, y en Adis Abeba (Etiopía), en julio, los dirigentes del mundo perseguirán una colaboración más estrecha en materia de reducción del riesgo de desastres y de movilización de recursos para el desarrollo, respectivamente. En septiembre, las Naciones Unidas lanzarán sus Objetivos de Desarrollo Sostenible, que han de servir de marco para las medidas mundiales en pro del desarrollo hasta 2030.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/8YCb2lN/es;

Handpicked to read next

  1. roach102_WallyMcNameeCORBISCorbisviaGettyImages_ReaganJapanpressconference Wally McNamee/CORBIS/Corbis via Getty Images

    Japan Then, China Now

    Stephen S. Roach

    Back in the 1980s, Japan was portrayed as the greatest economic threat to the United States, and allegations of intellectual property theft were only part of Americans' vilification. Thirty years later, Americans have made China the villain, when, just like three decades ago, they should be looking squarely in the mirror.

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.