19

El arco sunita de inestabilidad

ABU DHABI – Mientras los observadores internacionales concentran su atención en el papel que tiene la rivalidad entre sunitas y chiítas en la configuración de la geopolítica en el mundo islámico, las profundas grietas dentro del arco sunita, que va desde la región del Magreb-Sahel en el norte de África hasta la franja Afganistán-Pakistán, se hacen cada vez más evidentes. Además, las comunidades sunitas son las que producen los yihadistas internacionales que se han convertido en una poderosa amenaza para los Estados democráticos seculares cercanos y lejanos. ¿A qué se debe esta fragmentación y radicalización en las filas del Islam sunita y cómo puede manejarse?

Es muy importante atender esta cuestión. Los mayores actos de terrorismo internacional, incluidos los ataques del 11 de septiembre de 2011 en Nueva York y Washington, DC, y el ataque de Mumbai en 2008, fueron realizados por organizaciones sunitas transnacionales sanguinarias(Al Qaeda y Lashkar-e-Taiba, respectivamente).

El grupo militante sunita Boko Haram, conocido internacionalmente por haber secuestrado a 276 niñas en abril y haberlas obligado a casarse con sus miembros, ha estado causando estragos durante años en Nigeria. Además, los extremistas sunitas del Estado Islámico, cuyo espectacular ascenso ha traído consigo terribles atrocidades en Irak y Siria, tienen como objetivo establecer un califato a cualquier costo.

La influencia de estas organizaciones está muy extendida. Apenas el mes pasado, individuos inspirados por las actividades de estos grupos llevaron a cabo dos ataques distintos, uno en el Parlamento canadiense y otro contra oficiales de policía en Nueva York.