2

Luchando contra el cambio climático región por región

LONDRES – Actualmente se está dando forma a un nuevo acuerdo global para enfrentar el cambio climático, en el que Estados Unidos emulará a la Unión Europea al presentar formalmente su plan de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).  EE.UU. ha dado una fuerte señal al ser uno de los primeros países en ofrecer acciones climáticas concretas para cumplir este compromiso. En los próximos días se espera que muchos otros, como China y la India, vayan aportando los suyos.

En su conjunto, estos planes (conocidos como "compromisos de reducción de emisiones”, o INDC. por sus siglas en inglés) representarán un esfuerzo colectivo mundial para invertir en un futuro próspero y con bajos niveles de carbono.

 1972 Hoover Dam

Trump and the End of the West?

As the US president-elect fills his administration, the direction of American policy is coming into focus. Project Syndicate contributors interpret what’s on the horizon.

Como copresidentes de la Alianza de Estados y Regiones de la red “The Climate Group”, llamamos a los mandatarios nacionales a unirse aportando planes ambiciosos sobre el clima. Hacemos este llamado a nuestras autoridades nacionales porque creemos que es justo y sabemos que es posible.

Creemos que es justo porque, como líderes de grandes gobiernos estatales y regionales con la responsabilidad de implementar nuestros propios planes climáticos, hemos aprendido que hacer frente al cambio climático es a la vez un deber y una oportunidad. Un deber porque ya está afectando nuestra vida cotidiana. Y una oportunidad porque el desarrollo sostenible crea nuevos puestos de trabajo de tecnologías limpias y economías más diversificadas, ecológicas y resistentes.

Sabemos que es posible porque lo estamos haciendo. Cada una de nuestras regiones ha reducido sus emisiones de gases de efecto invernadero a los niveles de 1990 o por debajo de ellos y, desde que comenzáramos, nuestras economías han más que duplicado su tamaño. Esto se ha logrado en parte gracias a las innovadoras políticas adoptadas por nuestros respectivos gobiernos.

El Gobierno de Quebec tiene como elemento central de su lucha contra el cambio climático un mercado de carbono que cubre el 85% de las emisiones de gases de efecto invernadero. El 1 de enero 2014 Quebec vinculó su mercado de carbono al de California, dando origen al mayor mercado regional de carbono de América del Norte. Todos los ingresos generados por la venta de unidades de emisión de Quebec pasan a formar parte del Fondo Verde de la provincia, y se reinvierten en iniciativas orientadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y ayudar a los  residentes de Quebec a adaptarse a los efectos del cambio climático. Quebec destinará más de $ 3,3 mil millones a este objetivo para el año 2020, contribuyendo de este modo al crecimiento de su economía.

El País Vasco ha creado un programa llamado Agenda Local 21 para apoyar la creación de planes de sostenibilidad locales en toda la región. Como resultado, casi todos los municipios vascos han adoptado estos planes, que abarcan más de 25.000 proyectos en áreas como la movilidad, la gestión de residuos y el desarrollo económico. Hoy impulsan el desarrollo sostenible en la región, y el intercambio de conocimientos entre los municipios está sentando las bases para un mayor progreso.

Por su parte, Australia del Sur ha desarrollado el marco normativo más favorable para la inversión en energía renovable en Australia, lo que ha permitido aumentar la proporción de energías renovables en el total de generación desde prácticamente cero en 2003 a casi un 40% en la actualidad. Este cambio está impulsando a la baja los precios mayoristas de la electricidad y compensando en el corto plazo los costes del Objetivo de Energía Renovable de Australia del Sur, todo ello en beneficio de los consumidores. Al mismo tiempo, se está perfilando como líder en los nuevos sectores energéticos, llegando a representar más del 40% de la capacidad operativa de generación de energía eólica del país y exhibiendo una de las mayores tasas mundiales de penetración de energía solar (uno de cada cuatro hogares tiene instalado un sistema fotovoltaico).

Hoy nuestras miradas se dirigen al futuro. Nos hemos puesto a la delantera, esforzándonos por reducir las emisiones en un 20% en 2020 en el País Vasco y Quebec, y en un 60% para el año 2050 en Australia del Sur, pero precisamos más colaboración a nivel nacional. En nuestras regiones, las empresas necesitan señales de políticas consistentes y de largo plazo para hacer más inversiones tendientes a una economía baja en carbono. Trabajando juntos, los gobiernos subnacionales y nacionales pueden lograr mucho más que por separado.

Fake news or real views Learn More

Así, mientras nos preparamos para la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático en París en diciembre próximo, animamos a nuestros líderes nacionales a no vacilar. Les invitamos a unírsenos en la vanguardia de la lucha contra el cambio climático y proponer planes nacionales ambiciosos que permitan aprovechar los pasos pioneros de los gobiernos subnacionales para lograr las necesarias reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero.

Traducido del inglés por David Meléndez Tormen