Somali girls wait in line to receive a hot meal at a food distribution point in Somalia's capital Mogadishu ROBERTO SCHMIDT/AFP/Getty Images

La red social de la seguridad alimentaria

MINNEAPOLIS – En 2015, con la aprobación oficial de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, comenzó a correr el plazo para lograr una meta ambiciosa: la eliminación global del hambre en 2030. En ese momento, el objetivo parecía alcanzable; en los quince años anteriores, la cantidad de personas malnutridas en el planeta se había reducido a la mitad, un logro asombroso atribuido en gran medida a la inversión internacional en infraestructura agrícola y económica.

Pero entonces el hambre en el mundo volvió a crecer: la cantidad de personas que no tienen suficiente para comer aumentó desde 777 millones en 2015 a 815 millones en 2016. ¿Qué sucedió?

Una parte de la respuesta es tan vieja como la civilización: sequías, inundaciones, conflictos y desplazamientos dañaron las cosechas y redujeron la producción. Pero hay un factor más intangible igualmente importante: la pérdida o deterioro de muchas de las redes que tradicionalmente han ayudado a los granjeros a enfrentar estos desastres.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/fsJUG0n/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.