38

Detener la expansión de la deuda estadounidense

CAMBRIDGE – La Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) de los Estados Unidos acaba de anunciar la mala noticia de que el coeficiente de endeudamiento del gobierno federal está creciendo más rápido que el PIB y en dirección a valores que generalmente asociamos con Italia o España. Esto confirma mi opinión de que el déficit fiscal es el problema económico a largo plazo más serio al que se enfrentan las autoridades estadounidenses.

Hace una década, la deuda federal era solo el 35% del PIB. El porcentaje ahora es más del doble, y se calcula que llegará a 86% en 2026. Pero eso no es todo. Se proyecta que el déficit presupuestario anual en 2026 será el 5% del PIB. De mantenerse ese nivel, el coeficiente de endeudamiento llegará en algún momento a 125%.

Y esa proyección se basa en que los tipos de interés de la deuda pública crezcan lentamente, de modo que en promedio no superen el 3,5% en 2026. Pero si el coeficiente de endeudamiento de Estados Unidos realmente se encamina a los tres dígitos, los inversores dentro y fuera del país bien podrían temer que el gobierno haya perdido el control del proceso presupuestario.

Un crecimiento explosivo de la deuda daría a los bonistas extranjeros motivos para temer que Estados Unidos buscará el modo de reducir su valor real, apelando a estimular la inflación o aplicar un impuesto de retención a los intereses de todos los bonos públicos. De ser así, los inversores exigirán una prima de riesgo (un tipo de interés más alto para la deuda pública). Esto a su vez incrementaría aun más el déficit y, con él, el nivel futuro del coeficiente de endeudamiento.