Es tiempo de dejar de mimar a Bielorrusia

Lenin dijo una vez que los capitalistas eran tan cínicos que venderían a los soviéticos la cuerda con que los ahorcarían. Lenin y el comunismo han muerto, pero sigue estando presente esa cínica indiferencia al sufrimiento cuando se trata de obtener ganancias.

Bielorrusia es un claro ejemplo. El Parlamento Europeo la ha denunciado permanentemente como la última dictadura de Europa y, sin embargo, los gobiernos miembros de la UE continúan haciendo negocios como de costumbre con Aleksander Lukashenko, el déspota caprichoso y casi lunático que tiene las riendas del poder en el país.

Esto es particularmente cierto cuando hay una oportunidad de ahorrar o hacer dinero. Por ejemplo, por más de una década las fuerzas policiales, el servicio de aduanas e incluso el Bundeswehr de Alemania han estado haciendo pedidos de uniformes a una fábrica que es propiedad del estado en la ciudad de Dzherzinsky, que lleva el nombre del padre del Terror Rojo y fundador de la KGB soviética, Feliks Dzherzinsky. Abundan otros ejemplos de este tipo de cinismo indiferente.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/M9INjHr/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.