Ser fieles a nuestros compromisos

MELBOURNE - A veces sabemos lo que sería mejor que hiciéramos, pero acabamos por no hacerlo. Las promesas a las que nos comprometemos en Año Nuevo suelen ser así. Las hacemos porque sabemos que sería mejor para nosotros bajar de peso o ponernos en forma, o pasar más tiempo con nuestros hijos. El problema es que una promesa suele ser más fácil de romper que de mantener. Por eso, a finales de enero la mayoría de personas ya las han abandonado.

John Stuart Mill, en su clásica defensa de la libertad, argumentó que cada individuo es el mejor juez y guardián de sus propios intereses. Sin embargo, estudios recientes sugieren que no nos vendría mal un poco de ayuda.

Dean Karlan, profesor de economía en la Universidad de Yale, examinó la manera de ayudar a algunos de los más pobres de Filipinas a lograr sus metas. Descubrió que, al igual que todo el mundo, les resultaba difícil resistirse a la tentación de gastar lo poco que tenían, incluso cuando reconocían que sería mejor ahorrar para un objetivo que pudiera marcar una diferencia importante en sus vidas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/XsJPsr0/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.