Economías sin sustentación

NEW HAVEN – En la economía global post-crisis, las recaídas son la norma. Estados Unidos, Japón y Europa volvieron a arrojar malas cifras de crecimiento en la primera mitad de 2014, y no debe ser coincidencia. En todo el mundo desarrollado, una desaceleración persistente dejó a las principales economías inusualmente vulnerables a inevitables perturbaciones.

Claro que hay excusas, como siempre las hay. Una contracción de la economía estadounidense en el primer trimestre del año se desestimó atribuyéndola a razones climáticas. La caída de Japón en el segundo trimestre se atribuyó a un aumento del impuesto a las ventas. El estancamiento europeo en el segundo trimestre se explicó como una aberración debida a la confluencia de efectos climáticos con las sanciones a Rusia.

Pero por más tentador que sea atribuirla a factores idiosincráticos, la reciente desaceleración en los países desarrollados no se puede obviar tan fácilmente. Tras graves recesiones que las privaron de fortaleza cíclica, hoy a las economías se les hace especialmente difícil superar el impacto de las perturbaciones y escapar de trayectorias de crecimiento anémico.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/dVvYR6y/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.