0

Para evitar caer en el precipicio del Euro

ATENAS – Las renovadas turbulencias en el mercado de bonos de la eurozona subrayan la necesidad de reevaluar las políticas que hoy se aplican para superar la crisis de la deuda soberana de Europa. De hecho, los recientes resultados electorales en Francia y Grecia, que reflejan un ánimo anti-austeridad mucho más extendido, dejan pocas opciones a las autoridades europeas.

La Unión Europea, el Banco Central Europeo y los acreedores del sector privado han gastado más de € 1 billón en los últimos dos años, pero la eurozona no está hoy en mejor situación que en el otoño de 2009, cuando se reveló la verdadera dimensión del problema fiscal de Grecia. Mientras tanto, en la eurozona se profundiza la recesión y el desempleo va en aumento.

Más aún, el escepticismo sobre la determinación y/o la competencia de las autoridades y las principales potencias de la eurozona para asegurar la viabilidad de la moneda común está elevando el riesgo sistémico. Por ejemplo, el Banco Europeo de Inversiones ahora añade una cláusula en dracmas en sus contratos de préstamos a empresas griegas.

Las preocupaciones expresadas recientemente por el Bundesbank sobre la acumulación de los llamados balances Target 2 transmiten el mismo mensaje. En caso de una ruptura de la eurozona, estos balances causarían pérdidas al eurosistema y a los bancos centrales de los estados miembros. De hecho, muchos bancos centrales de la eurozona han reducido sus niveles de reservas en euros, intentando diversificar en monedas no tradicionales.