¿Estado del arte o arte de Estado?

Tradicionalmente, septiembre es el momento del año en que las compañías líricas y las orquestas regresan a sus ciudades natales desde Aix, Salzburgo, Tanglewood y otros innumerables festivales de verano. Esta rentrée también está signada (a ambos lados del Atlántico) por el regreso de la preocupación sobre cómo se financia la música clásica.

La vida sinfónica norteamericana es eurocéntrica en casi todos los sentidos, excepto por su financiación. Mientras que los norteamericanos dependen de las donaciones privadas deducibles de impuestos y de las recaudaciones de boletería para financiar la música clásica en vivo, los europeos prefieren un sustento oficial directo para las artes.

Irónicamente, mientras que los defensores de las artes en Estados Unidos reclamaron durante mucho tiempo la adopción del “modelo europeo” –que produjo una vida artística rica y variada para los europeos-, Europa se ve obligada a cambiar su sistema de respaldo por uno que depende más del dinero privado y de la boletería.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/mZTsVsc/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.