Communist party members lay flowers at Stalins grave Natalia Kolesnikova/Getty Images

La Unión Soviética murió para siempre

MOSCÚ – Esta víspera de año nuevo señala el 25.º aniversario de la disolución formal de la Unión Soviética. Pero en vez de celebrar, muchos rusos (y algunas personas en Occidente) tienen sentimientos encontrados al respecto.

Primero en la lista de los dubitativos está el presidente ruso Vladimir Putin. Ya hizo saber su posición sobre la desintegración de la URSS en 2005, cuando la llamó “una gran tragedia geopolítica del siglo XX”. Y algunos en Occidente consideran que los nuevos estados surgidos del naufragio (en particular, Ucrania y las repúblicas del Báltico) son la principal causa del resentimiento y el revanchismo de Rusia en el mundo que siguió a la Guerra Fría.

Estas dudas contrastan marcadamente con el consenso que prevaleció por muchos años tras la caída del comunismo en Europa, producida entre 1989 y 1991. Todos coincidían en que el fin de la Guerra Fría suponía no sólo la liberación de Europa central y del este, sino también el triunfo de las ideas liberales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/gHFewb2/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.