0

La creciente carrera armamenticia del sudesde asiático

El retorno a la prosperidad del sudeste asiático desde la crisis financiera de 1997 generó un despliegue de armas nuevas a nivel regional. La mayoría de los países del sudeste asiático, de hecho, hoy están muy ocupados modernizando sus fuerzas armadas. Hasta el momento, la mayoría lo hizo sin comprometer su autonomía en cuestiones de seguridad. Pero, en un momento en que el fortalecimiento militar de China causa nerviosismo en todas partes, muchos gobiernos de la región están empezando a trabajar con potencias externas.

El presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, quizás haya sido el más agresivo. Además de adoptar un rol más activo en la diplomacia mundial, Yudhoyono se reunirá este mes en Moscú con el presidente ruso, Vladimir Putin, para discutir la compra de los aviones de combate más modernos de Rusia. Indonesia aspira a formar un escuadrón de defensa aérea de 12 aviones, con ocho aviones caza rusos que complementen los dos Su-27SK y Su-30MKM rusos que ya compró.

En otras partes de la región, Singapur aparentemente optó por comprarle 12 aviones de combate nuevos F-15SG a Estados Unidos. El primer ministro de Tailandia, Thaksin Shinawatra, se reunión con Putin a fines del año pasado y tentativamente acordó comprar 12 Su-30MKM. Malasia acordó comprar 18 SU-MKM en los próximos dos años, mientras que Vietnam adquirió 36 SU-27SK, 12 de los cuales ya están en servicio.

Con excepción de Singapur, parece que los aviones de combate rusos, en este momento, son el arma preferida en la región. El creciente porcentaje de participación de Rusia en el mercado de armas local preocupa a Estados Unidos, el mayor proveedor de armas del mundo y, aún hoy, la mayor potencia militar de Asia. Por lo tanto, y a título de ejemplo, en noviembre del año pasado Estados Unidos levantó su embargo de seis años a las ventas militares a Indonesia, impuesto en 1999 en respuesta a los abusos a los derechos humanos en Timor Oriental. Indonesia inmediatamente manifestó su intención de comprar aviones de transporte C-130, así como botes patrulla rápidos para implementar “medidas antiterrorismo y antipiratería”.