0

El nuevo y peligroso amanecer de Corea del Sur

La decisión de Corea del Norte de expulsar a los inspectores de energía atómica de las Naciones Unidas no es más que otra razón para ver como una encrucijada histórica la elección de Roh Moo Hyun como presidente de Corea del Sur hace dos semanas. El comienzo de su mandato no sólo coincide con uno de los episodios más peligrosos ocurridos en décadas en la península de Corea, sino también su presidencia probará las relaciones de Corea del Sur con Estados Unidos a un nivel no visto en muchos años.

La victoria de Roh sobre Lee Hoi Chang significa un cambio generacional en la política coreana, en que los jóvenes parecen decididos a lograr una mayor libertad en las relaciones de Corea con EEUU. De hecho, las diferencias generacionales fueron el factor decisivo en la campaña electoral, reemplazando a los sentimientos regionales que dominaron todas las campañas anteriores a ésta. Según un informe, más del 60% de las personas de entre 20 y 39 años votó por Roh, produciendo un margen a su favor de 2.3% en la elección presidencial de dos candidatos más reñida en 31 años.

La realidad pondrá a prueba rápida y dolorosamente la postura populista y nacionalista de Roh, cuando asuma el poder el febrero. En todo caso, si al cambio generacional que lo llevó a la victoria se agrega el fuerte deseo popular por continuar el fortalecimiento de las relaciones con Corea del Norte (a pesar de sus crecientes preparativos nucleares), la receta para tener disputas con EEUU está completa.

Roh, un autodidacta que pasó el examen para abogado sin ir a la universidad ni a la escuela de derecho, tuvo éxito en convencer a los votantes de que seguiría un nuevo estilo político que refleje la creciente riqueza de Corea del Norte y los sentimientos de su clase media, barriendo con las peleas regionales, las luchas de facciones y la política dominada sólo por quienes están iniciados en ella. Su estilo y retórica proyectaron la nueva (¡para Corea!) imagen de un hombre común comprometido a eliminar las fosilizadas redes de clientelismo y corrupción.