Corea del Sur en el centro de la atención del G-20

CAMBRIDGE – Corea del Sur tendrá una oportunidad histórica cuando presida la cumbre del G-20 en Seúl, el 11 y 12 de noviembre, porque será la primera vez que un país no miembro del G-7 será anfitrión del G-20 desde que éste sustituyera al G-7 como el comité directivo de la economía mundial. Sin embargo, existe el riesgo de que el G-20 ahora se vuelva demasiado difícil de manejar.

Corea del Sur ve, con razón, su papel de anfitrión como otra oportunidad para marcar su llegada a la escena mundial. Sin embargo, debe aprovechar su oportunidad para algo más que eso y, en cambio, ejercer un liderazgo sustantivo. De lo contrario, su turno para tomar el timón del G-20 podría asemejarse a la caótica presidencia checa de la UE en 2009, la cual confirmó la creencia de algunos de los miembros más grandes de la UE de que es un error dejar a los países pequeños llevar la dirección.

El desafío para Corea del Sur radica en la inevitable disyuntiva entre legitimidad y funcionalidad. El G-7 era lo suficientemente pequeño para asegurar su operación, pero era demasiado reducido para exigir legitimidad. Las Naciones Unidas son lo necesariamente grandes y ello les permite clamar legitimidad, pero su gran tamaño no les permite ser funcionales.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/xyWkINM/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.