alfers1_Naveen SharmaSOPA ImagesLightRocket via Getty Images Naveen SharmaSOPA ImagesLightRocket via Getty Images

Un puente digital para el apoyo social

JOHANNESBURGO – Con toda la devastación que ha causado, la crisis del COVID-19 tiene un aspecto positivo: ha puesto en evidencia importantes vacíos de políticas, comenzando por la falta de protección social para los cerca de 2 mil millones de trabajadores informales del planeta. Pero para abordar esta carencia se necesitarán más que programas sociales: también los gobiernos tendrán que ir cerrando la brecha digital.

Durante la pandemia, los programas sociales que apoyaban al “segmento medio faltante” -trabajadores informales excluidos de la seguridad social estándar vinculada al empleo y que a menudo no califican para programas sociales que apuntan a la extrema pobreza- han dependido fuertemente de las tecnologías digitales. El registro se hizo en teléfonos móviles. Los gobiernos verificaron a los beneficiarios mediante sistemas de identificación digital. Los pagos se hicieron a billeteras electrónicas.

Este uso bienvenido de la tecnología digital agilizó los procedimientos y permitió que los trabajadores evitaran interacciones cara a cara cuando solicitaban o recibían beneficios. Pero también implicó un riesgo evidente: la exclusión de quienes se encontraban en el lado equivocado de la brecha digital.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/lxSPEVRes