La escurridiza ciencia de la adicción

LINKÖPING, SUECIA – Todavía recuerdo una conversación que tuve hace más de 25 años cuando era un joven médico y recién comenzaba mi trabajo con pacientes con dificultades con las drogas y el alcohol. «¿Sabe qué, doc?», me dijo un paciente. «Emborracharse o consumir heroína se siente como el abrazo de mamá».

Desde entonces he escuchado innumerables variaciones sobre ese tema, que me han resultado conmovedoras y fascinantes. Pero mi capacitación me había enseñado a no hacer ciencia con anécdotas. Así que dejé lo que mis pacientes me decían en el compartimiento susceptible y sentimental de mi mente. Después, volví al laboratorio y a los cerebros de ratas en los que esperaba encontrar ayuda para resolver problemas de salud mental.

Pero si hubiese dado un paso atrás y pensado un poco, me hubiera resultado muy obvio que las personas con adicciones tienen fuertes incentivos para buscar cualquier cosa que los haga sentir abrazados. Es importante que los neurocientíficos comencemos a dar sentido al hecho de que no hay para ellos, en la mayor parte de los casos, muchos otros abrazos disponibles.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/kDYK4w4/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.