0

La social democracia se afirma en América Latina

Entre los gobiernos de izquierda que se multiplican en América Latina al comienzo del siglo XXI, descollan las manifestaciones populistas (Venezuela, Bolivia, Ecuador).

Pero al mismo tiempo, con menos alarde, se consolidan las experiencias de tipo social democrático de Brasil, Chile y Uruguay que constituyen una verdadera novedad histórica.

Lo que define a los gobiernos social democráticos y los distingue de los populistas, es que son experiencias protagonizadas por una izquierda institucional, integrada a regímenes democráticos, en sistemas de partidos plurales y competitivos, más o menos institucionalizados.

Son izquierdas socialistas, revolucionarias o reformistas, crecidas en hermandad con los sindicatos, que han realizado una conversión política, optaron por la moderación ideológica y se alinean en la  competencia por el centro.  Ajustándose a las restricciones políticas y económicas, se avienen a las lógicas de la economía capitalista, en  cierta continuidad con el status quo y los cánones neo liberales.  No obstante, por su matriz ideológica, en virtud de la competencia entre partidos y dentro de la propia izquierda, estos gobiernos enfatizan el crecimiento económico y la inclusión social.