British Columbia bcgov/Flickr

Unos objetivos de desarrollo idóneos

ABUJA (NIGERIA) – A lo largo de los quince próximos años, la comunidad internacional gastará 2,5 billones de dólares en el desarrollo y los presupuestos nacionales contribuirán con innumerables billones más. En el próximo mes de septiembre, los 193 gobiernos del mundo se reunirán en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York para acordar un conjunto de objetivos mundiales a los que se asignarán esos recursos. Como hay tanto en juego, reviste importancia decisiva que nos inclinemos por las opciones más idóneas.

Como es más que natural que los políticos prometan hacerlo todo, las NN.UU. están actualmente dispuestas a examinar 169 objetivos, que no podrán abarcarlo todo. Los objetivos propuestos oscilan entre los ambiciosos (“acabar con las epidemias de SIDA, tuberculosis y paludismo”), los periféricos (“fomentar el turismo sostenible”) y los imposibles (“lograr en 2030 un pleno empleo productivo y un trabajo decoroso para todos los hombres y las mujeres, incluidos los jóvenes y las personas con discapacidades”).

Pero prometer todo a todos no constituye una orientación. La verdad es que tener 169 prioridades es como no tener ninguna.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/aLGQ6u0/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.