¿Debemos reforzar la discriminación positiva?

En un orden liberal, los derechos iguales para todos los ciudadanos son fundamentales. Esos derechos ofrecen oportunidades para la participación política, la formación de asociaciones y la expresión de ideas. Pero también abren puertas para la participación económica y para la participación en instituciones sociales como la educación. La garantía constitucional de esos derechos es el gran logro de la gran batalla por la ciudadanía que caracterizó a los dos últimos siglos.

Sin embargo, la garantía legal de los derechos es a menudo insuficiente. Incluso el derecho al voto no significa gran cosa para quienes dependen por completo de otras personas o instituciones. La igualdad ante la ley sigue siendo una promesa vacía para quienes no pueden o no saben cómo aprovecharla.

El derecho a una educación acorde con el talento requiere estímulos de muchos tipos. Así, uno de los grandes temas del progreso social durante el siglo pasado fue imbuir con sustancia social al concepto abstracto de los derechos iguales. Eso significó la promoción activa a través de la información, de la educación política, por ejemplo. En lo referente a la educación, a menudo significó dedicar recursos a la asistencia financiera para estudiantes mediante préstamos subsidiados o becas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/4TB1aZf/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.