US State Department

Un nuevo paradigma de paz

TEL AVIV – El colapso de otro intento estadounidense más para mediar en un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos debiera dar lugar a algo más que acusaciones. Debiera estimular la reconsideración fundamental de un paradigma de conciliación –las negociaciones bilaterales directas, bajo la tutela de EE. UU. – que hace ya mucho perdió su relevancia.

Si bien EE. UU. continúa siendo un actor mundial indispensable, ya no está dispuesto a usar la diplomacia coercitiva en su cruzada por un nuevo orden. Pero no es solo cuestión de voluntad; EE. UU. ha perdido su capacidad para intimidar a otros países, incluso a aliados y clientes, como Israel y la Autoridad Palestina.

Tan solo en Oriente Medio, EE. UU. ha exigido al máximo sus capacidades en dos guerras controvertidas; fracasó reiteradamente en sus mediaciones de paz entre Israel y Palestina; distanció a las potencias regionales clave; y decepcionó en cuestiones como el programa nuclear iraní y la guerra civil siria. Todo esto ha reducido su capacidad para moldear el futuro de la región.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/3S5uKvw/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.