emmott32_Carl CourtGetty Images_abe resigns Carl Court/Getty Images

El Japón que Shinzo Abe deja tras de sí

DUBLÍN – La repentina renuncia (por motivos de salud) de Shinzo Abe pone fin al mandato de quien fue el primer ministro de Japón por más tiempo. Abe, el estadista japonés con mayor reconocimiento internacional desde 1945, ha sido, entre otras cosas, el líder mundial más dispuesto a jugar al golf con el presidente estadounidense Donald Trump.

Abe se va con una economía que todavía es débil, pero aumentó la fortaleza y la autonomía de Japón en cuestiones de defensa y política exterior. Es probable que quien lo suceda continúe por la misma senda, lo cual es buena noticia para los partidarios de la paz en el este de Asia y, más en general, del orden internacional basado en reglas.

El mandato actual de Abe debía terminar en septiembre de 2021, pero sus índices de aprobación han caído a mínimos históricos, que vuelven fútil un intento de reelección. De modo que la forma en que se va, tras casi ocho años ininterrumpidos en el cargo, ejemplifica un viejo principio de la vida política: para un veterano líder partidario que sabe que el fin de su carrera política está cerca, es mejor poner las condiciones de su partida antes que ser expulsado por rivales agresivos.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/MYWBuVTes