9

El Japón se mueve

TOKIO – Los prolongados anni horribiles políticos, que han abarcado más de medio decenio, se han acabado. El Partido Democrático Liberal (PDL) obtuvo una victoria decisiva en las elecciones a la Cámara Alta del Parlamento celebradas el 21 de julio, con lo que se puso fin a la indecisa política causada por la falta de una mayoría eficaz.

Durante los seis años anteriores, hubo seis primeros ministros, diez ministros de Defensa y catorce ministros de Justicia (diez de los cuales llegaron y se marcharon durante los 39 meses de gobierno del Partido Democrático del Japón, PDJ). Esas cifras indican lo inestable que había llegado a ser la situación política del país.

Pero la ansiedad por el inmaduro gobierno del PDL, la prolongada deflación y las amenazas sin precedentes planteadas por países vecinos crearon una sensación generalizada de crisis entre los votantes japoneses. A eso se debió que devolvieran al PDL al poder, aunque hace muy pocos años muchos votantes parecían hartos de este partido.

En la reciente campaña electoral, el PDL siguió criticando a los gobiernos anteriores del PDJ, pero se abstuvo de criticar a otros partidos. En lugar de eso, el PDL puso de relieve los efectos benéficos de las reformas del Primer Ministro Shinzo Abe (coloquialmente conocidas como “Abeconomía”), como, por ejemplo, un aumento de los precios de las acciones, un crecimiento más rápido del PIB y un mayor empleo, todas las cuales han infundido la esperanza de un vuelco en las perspectivas del Japón.