8

Para garantizar el imperio de la ley en el mar

TOKIO – El Japón está en una situación mejor que nunca para desempeñar un papel más importante y proactivo a fin de garantizar la paz en Asia y en el mundo. Gozamos del apoyo explicito y entusiasta de nuestros aliados y otros países amigos, incluidos todos los miembros de la ASEAN y los Estados Unidos, Australia, la India, el Reino Unido y Francia, entre otros. Todos ellos saben que el Japón defiende el imperio de la ley... para Asia y para todos los pueblos.

No estamos solos. En la mayoría de los países de la región de Asia y el Pacífico, el crecimiento económico ha contribuido a la libertad de pensamiento y de religión, además de a unos sistemas políticos más receptivos y responsables. Aunque el ritmo de esos cambios varía de un país a otro, la idea del imperio de la ley ha arraigado, lo que significa que los dirigentes políticos de la región deben garantizar el respeto del derecho internacional.

En ningún sector es más clara esa necesidad que en el del derecho marítimo internacional. La región de Asia y el Pacífico ha logrado un crecimiento enorme en el lapso de una sola generación. Lamentablemente, una parte importante y relativamente desproporcionada de los frutos de dicho crecimiento ha ido dedicada a la expansión militar. Entre las causas de inestabilidad figuran no sólo la amenaza de las armas de destrucción en gran escala, sino también –y más inmediatamente– las acciones encaminadas a alterar el status quo mediante la fuerza o la coerción y que se están produciendo en gran medida en el mar.

Recientemente, el Presidente de los Estados Unidos, Back Obama, y yo reafirmamos la alianza de nuestros países como piedra angular de la paz y la seguridad regionales. Además, los Estados Unidos y el Japón están fortaleciendo la cooperación trilateral con los asociados que profesan la misma concepción para fomentar la paz regional y mundial y la prosperidad económica. El Primer Ministro de Australia, Tony Abbot, y yo ya hemos acordado hacer eso exactamente.