sala2_Wolfgang KaehlerLightRocket via Getty Images_seychellestortoiseturtlebeachisland Wolfgang Kaehler/LightRocket via Getty Images

La naturaleza es nuestro mejor antiviral

WASHINGTON, DC – Las Seychelles, un conjunto de 115 islas verdes y rocosas en el Océano Índigo, recientemente anunciaron –en medio de la pandemia del coronavirus- que protegerían el 30% de sus resplandecientes aguas color turquesa de un uso comercial.

Salvaguardar unos 410.000 kilómetros cuadrados de mar beneficiará a la vida silvestre en la costa y en el agua, incluidas 100.000 tortugas gigantes y algunos de los últimos arrecifes prístinos de coral del mundo. Pero, más allá de ayudar a estas especies, la creación de las nuevas Áreas Marinas Protegidas –algo que fue posible gracias a un innovador acuerdo de canje de deuda- también fomentará la salud, el bienestar y la prosperidad de los residentes de Seychelles, que son menos de 100.000 pero que reciben a más de 350.000 visitantes cada año. 

El país, que hoy alberga sólo a un puñado de turistas varados por la pandemia, está atravesando un confinamiento destinado a prevenir una mayor propagación del virus. La decisión del presidente Danny Faure de seguir adelante con este esfuerzo de protección, aun cuando su país lidie con una emergencia de salud pública, sirve como un fuerte recordatorio de la importancia de la naturaleza para el bienestar físico y económico de la gente –y no sólo en las Seychelles.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/DYCqFUmes