Margaret Scott

Sexo, Berlusconi y la cama de Putin

ROMA – Las hazañas políticas y sexuales de Primer Ministro italiano, Silvio Berslusconi, aparecen en los titulares de todo el mundo y no sólo en la prensa sensacionalista. Esas historias apenas serían algo más que graciosas –cosa que son, desde luego–, si no fueran tan perjudiciales para Italia y reveladoras de la inmóvil política de este país.

Pues, pese a los numerosos escándalos, “el Silvio nacional” ( Il Silvio Nazionale ) sigue siendo, con mucha diferencia, el político más popular y de mayor éxito de Italia (si bien ahora, por primera vez desde su segundo regreso al cargo de primer ministro en 2008, sus índices de aprobación han bajado por debajo del 50 por ciento en las encuestas de opinión).

Parte de la razón a la que se debe la longevidad de Berlusconi, pese a sus numerosos tropezones, es cultural. Como en otros países latinos o mediterráneos con una fuerte tradición católica, la sociedad italiana aprendió hace mucho a aceptar con serenidad una vida de duplicidad: por una parte, un fuerte apego a los valores de la Iglesia y de la familia y, por otra, una segunda vida –a veces a plena luz del día–, compuesta de amantes y otras conexiones “equívocas”.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/gR4eVSE/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.