La democracia de Senegal a prueba

Senegal, país cuya población es musulmana en un 90%, es uno de los países más pacíficos y democráticos del mundo islámico. Esta tranquilidad se debe en parte a los elaborados “rituales de respeto” que se han desarrollado entre el Estado secular y las órdenes sufíes y a las excelentes relaciones entre la mayoría musulmana y la minoría católica en todos los niveles de la sociedad.

Los grupos religiosos y el Estado secular han cooperado en la prevención del SIDA –al grado que sólo alrededor del 1% de la población está infectada con la enfermedad, en comparación con más del 20% en algunos países africanos. El Estado secular, con el apoyo de grupos feministas y algunas organizaciones no gubernamentales transnacionales, prohibió la mutilación de los órganos genitales femeninos en 1999 sin desencadenar protestas masivas de los musulmanes.

Considerado equivocadamente por algunos como un ejemplo de laicité francesa, que podría definirse como “la separación entre la religión y el Estado”, Senegal, si bien alguna vez fue colonia francesa, ha diseñado un modelo muy diferente de “respeto igual y apoyo igual a todas las religiones”. De hecho, el Estado secular en Senegal se parece más al de la India que al de cualquier otro lugar.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/7bRKQcA/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.