0

Asegurar el futuro de la energía

PALO ALTO – Los enormes problemas energéticos globales de hoy no reflejan ni mínimamente los planes empresariales básicamente del siglo XIX que tres de las principales industrias del mundo siguen persiguiendo.

Las empresas eléctricas en gran medida siguen quemando combustibles fósiles y venden la energía a los hogares y las empresas. Las compañías petroleras siguen buscando y refinando petróleo, y principalmente venden gasolina y combustible diésel. Las automotrices siguen incorporando acero en los vehículos que generalmente deben ser alimentados por combustibles a base de petróleo.

Hasta hace poco, cada una de estas industrias gigantes estaba cómoda perpetuando su sendero familiar y distendido del siglo XIX en el siglo XXI. Todas también habían logrado que el gobierno las protegiera de cualquier necesidad de hacer cambios fundamentales.

Pero los acontecimientos recientes están empezando a crear mares cada vez más pesados para estas industrias. De hecho, muchos analistas detectan tormentas acechantes de proporciones épicas. ¿Qué fue lo que sucedió?