0

Escuelas de desarrollo

El 21 de septiembre de 1832, en el Franklin Hall de Boston, la primera mujer americana que pronunció una conferencia en público, Maria Stewart, escandalizó a la ciudad al ponerse en pie y hablar. ¿Qué la movió a transgredir las normas sociales y el decoro tan descaradamente? "Hijas de África, ¡despertad! ¡Alzaos!", gritó, al tiempo que pedía que los Estados Unidos impartieran instrucción a las niñas negras.

Como con tanta frecuencia suele ocurrir, nuestros antepasados estaban en lo cierto. Si la Sra. Stewart, que era, a su vez, afroamericana, hubiese sabido lo que nosotros sabemos hoy sobre el desarrollo, su petición habría sido ahora la misma que entonces. Todos los testimonios de investigaciones académicas y normativas que hemos acumulado en los 30 últimos años, toda la experiencia de nuestras medidas en pro del desarrollo, confirman lo que nuestros adelantados predecesores sabían de forma innata: impartir instrucción a todos nuestros niños -pobres, ricos, blancos, negros, niños, niñas- significa tener niños más sanos, familias más resistentes, economías más prósperas y democracias con mayor vitalidad.

Si preguntamos a los dirigentes de las economías de los "tigres" del Asia sudoriental su secreto para el desarrollo rápido, nos dirán lo mismo: por encima de todo, invertimos en nuestros ciudadanos. En su forma más básica, en eso consiste el desarrollo: invertir en las personas y su bienestar.

Así, pues, ¿cuál es la situación actual en el mundo? En términos generales, casi todo el mundo en los países ricos, los antiguos países comunistas y los tigres asiáticos tiene instrucción y las tasas de adultos alfabetizados se acercan al ciento por ciento, como también en el caso de las personas con medios de los países pobres. Sin embargo, a los pobres de los países pobres les va mucho peor, como también a algunos pobres de los países ricos. En vista de que la mitad de los 6.000 millones de habitantes del mundo viven con dos dólares al día o menos, el desfase educativo sigue siendo enorme.