0

Ahorrar recursos para salvar el crecimiento

NUEVA YORK – Cómo reconciliar el crecimiento económico global, especialmente en los países en desarrollo, con la intensificación de las restricciones en los suministros globales de energía, alimentos, tierra y agua es el gran interrogante de nuestros tiempos. Los precios de las materias primas están escalando en todo el mundo, no sólo en el caso de los productos que acaparan los titulares como los alimentos y la energía, sino también de los metales, la tierra arable, el agua potable y otros insumos cruciales para el crecimiento, porque una mayor demanda ejerce presión frente a suministros globales limitados. El crecimiento económico mundial ya se está desacelerando bajo la presión del barril de petróleo a 135 dólares y los precios de los granos que como mínimo se han duplicado en el último año.


Se necesita una nueva estrategia de crecimiento global para mantener el progreso económico global. La cuestión básica es que la economía mundial hoy es tan grande que se está topando con límites que nunca antes experimentó. Existen 6.700 millones de personas y la población sigue aumentando en aproximadamente 75 millones de habitantes por año, principalmente en los países más pobres del mundo. La producción anual por persona, ajustada según los niveles de precios en diferentes partes del mundo, promedia alrededor de 10.000 dólares, lo que implica una producción total de aproximadamente 67 billones de dólares.

Obviamente, existe una enorme brecha entre los países ricos, donde la producción ronda los 40.000 dólares por persona, y los más pobres, a 1.000 dólares por persona o menos. Pero muchos países pobres, principalmente China e India, han alcanzado un crecimiento económico extraordinario en los últimos años al explotar tecnologías de punta. Como resultado, la economía mundial ha estado creciendo aproximadamente el 5% anual en los últimos años. A ese ritmo, el tamaño de la economía mundial se duplicaría en 14 años.

Esto es posible, sin embargo, sólo si el suministro de los insumos clave para el crecimiento se mantiene amplio, y si se contrarresta el cambio climático generado por el hombre. Si el suministro de insumos vitales se ve limitado o el cambio se desestabiliza, los precios aumentarán marcadamente, la producción industrial y el gasto de los consumidores caerán y el crecimiento económico mundial se desacelerará, quizás abruptamente.