24

Salvar la libre circulación de personas en Europa

MUNICH – Según una encuesta de opinión de YouGov, realizada el día del referendo sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, la migración era el problema más importante para los partidarios del “Brexit”, seguida de una preferencia general por la independencia misma. Pero quienes piensen que esos votantes son xenófobos no entienden la naturaleza del problema. Gracias a la Commonwealth, el Reino Unido es uno de los países de mentalidad más abierta del mundo. Es absurdo acusar de xenófobos a los británicos.

En realidad, el resultado del referendo refleja una crítica legítima al diseño de la UE, que se basa en gran medida en fronteras abiertas al mundo y una combinación de libertad de movimiento y el llamado principio de inclusión a nivel interno. La UE debería ver este voto británico de no confianza como una oportunidad para cambiar de modo fundamental sus normas migratorias internas.

El ex Primer Ministro británico David Cameron estaba en lo correcto al pedir más concesiones para la restricción de la libre circulación de ciudadanos de la UE. Por su propio interés, la UE debería implementar medidas: un proceso más prolongado para la integración de los trabajadores migrantes de la UE a los sistemas de protección social de los países de destino. Si la UE no elimina el actual poder de atracción de estos beneficios, se desintegrará, porque la migración es el problema más importante para gran parte de sus ciudadanos. Los partidos políticos que niegan esta realidad enfrentarán duras consecuencias.

El problema fundamental es un “trilema” muy difícil de abordar. Es imposible cumplir en su totalidad los siguientes objetivos de la UE: la libre circulación de las personas, el estado de bienestar y la inclusión de los migrantes en los sistemas de protección social de los países de destino.