0

Al rescate de la generación perdida de trabajadores de Europa

MILÁN – Cada vez más la juventud europea está empezando a pensar igual que el personaje de Paul Nizan, Antoine Bloyé, que decía: “cuando tenía veinte años no habría dicho que esa era la mejor etapa de mi vida.” La crisis financiera global los ha golpeado fuertemente. La lenta recuperación de la recesión podría ser peor. Los jóvenes que entraron al mercado laboral por la puerta trasera de los contratos temporales son los primeros en ser despedidos cuando expiran sus contratos.

Durante más de una década, el empleo temporal fue el motor de creación de empleos en Europa. Ahora, no sorprende, estos trabajadores temporales constituyen el grupo principal en donde se están eliminando los empleos.

Desde que comenzó la recesión en el tercer trimestre de 2008, la Unión Europea ha perdido cinco millones de empleos entre los que tienen menos de 40 años. Casi el 90% de las pérdidas totales de empleos se han concentrado en este grupo de edad. Aquéllos que están saliendo de la escuela y entrando al mercado laboral corren el riesgo de convertirse en una generación perdida, igual que sus contrapartes japonesas que empezaron su vida laboral a principios de la recesión de Japón en los años noventa.

Debido a la gran incertidumbre en la economía, las empresas sólo están ofreciendo contratos de plazo fijo. Eso es exactamente lo que sucedió en Suecia durante su crisis financiera de los años noventa, cuando la proporción de trabajadores temporales en el empleo total aumentó de 10% a 16%, a pesar de los despidos masivos de personal con contratos de plazo fijo.