Paul Lachine

El viejo régimen saudita, cada vez más viejo

LONDRES – El contraste entre las muertes, con dos días de separación, del Coronel Muamar el Gadafi en Libia y del príncipe heredero de la corona saudita, Sultán bin Abdelaziz, es un contraste entre bufonería terminal y gerontocracia decadente. Es probable que el deceso de ambos lleve a resultados muy diferentes: liberación para los libios y estancamiento para los sauditas.

Pero la muerte de Sultán, a los 86 años, marca el comienzo de un período crítico de incertidumbre para el reino, tanto dentro como fuera del país. Después de todo, el medio hermano de Sultán, el rey Abdalá [Abdullah], de 87 años, sigue hospitalizado en Riad, después de una cirugía mayor que le practicaron el mes pasado. El régimen está viejo y enfermo, y a ojos de la población, parece estar en terapia intensiva.

Entretanto, la sucesión todavía está en discusión. Con la muerte de Sultán, es la primera vez que se posterga el entierro de un miembro de la realeza saudita para que la familia gobernante tenga tiempo de decidir sobre su heredero, lo cual es signo de disenso interno (y de que hay acuerdo respecto de la continuidad de la dinastía).

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/nsUpRIH/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.