Paul Lachine

Sarkozy en el ocaso

PARÍS – Y el próximo Presidente será… el candidato del Partido Socialista, François Hollande. Hace un mes, cualquier predicción formulada con semejante certeza habría parecido imprudente, si no absurda. Predomínaba la incertidumbre. Cuatro candidatos dominaban la competición y nadie se habría atrevido a predecir qué par de ellos pasaría al desempate de la segunda vuelta. De hecho, la carrera parecía más abierta que ninguna de las de memoria reciente.

De repente algo ocurrió: no un acontecimiento en sí mismo (si bien comenzó con la primera gran concentración pública de Hollande a mediados de enero), sino algo que puede parecer un proceso irresistible y que se puede resumir así: una mayoría de los franceses quieren castigar a un Presidente que ha dejado de caerles en gracia.

Podrían no haberse atrevido a hacerlo, si no hubieran encontrado una opción substitutiva bastante creíble. Al parecer más sólido y decidido de lo que la mayoría de los franceses pensaban, ha brindado una voz (y una cara) a un deseo generalizado de rechazar al presidente saliente, Nicolas Sarkozy.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/iMaq8kO/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.