Rehacer el Irán

TEHERÁN – El Presidente Hasán Rouhaní marcó recientemente el final de este primer año en su cargo no sólo con sonrisas, sino también con más pruebas de sus gestiones con miras a la reforma interior y la reorientación geoestratégica. En el caso del Irán, esos dos imperativos han ido a la par durante mucho tiempo.

Rouhaní dice ahora que el Irán estaría dispuesto a colaborar con los Estados Unidos en el Iraq. La terrible amenaza –tanto para los intereses iraníes como para los de los EE.UU – que representa el Estado Islámico (antes, Estado islámico del Iraq y Siria) ha aproximado, evidentemente, a los dos países. En los días posteriores al aniversario de la elección de Rouhaní, el ministro de Asuntos Exteriores del Irán, Mohammad Javad Zarif, venció su anterior reserva y expresó optimismo sobre la consecución de un  acuerdo internacional sobre el programa nuclear de su país en el plazo original del 20 de julio, a más tardar.

Si se puede lograr la aproximación a Occidente, la retirada de las sanciones internacionales debidas al programa nuclear daría un enorme impulso a la política económica de Rouhaní y en eso es en lo que éste ha invertido gran parte de su energía y capital político.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/7Cqwo83/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.