EMBARGADA HASTA EL DOMINGO 5 DE JULIO

Por Archbishop Desmond Tutu

Johanesburgo – Una promesa a los pobres es particularmente sagrada. Es un acto de gracia y gran liderazgo cuando se hacen todos los esfuerzos para mantener estos pactos, y es por eso que aquellos países del G-8 que más se están ocupando de los más pobres, especialmente de los que viven en África, merecen mucho reconocimiento.

Sin embargo, los que elogiamos también debemos estar dispuestos a censurar donde es claramente merecido. Me entristece que grandes países como Italia y Francia estén yendo en la dirección equivocada y no cumplan con las promesas que hicieron hace cuatro años en la cumbre del G-8 en Gleneagles, Escocia. Todos debemos hacer campaña para alentar a los líderes en las próximas cumbres del G-8 a normalizar la situación y hacer lo que corresponde.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/NvG8JnX/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.