guriev28_Anatolij FominyhEyeEmGetty Images_kremlinplants Anatolij Fominyh/EyeEm/Getty Images

El nuevo tono verde del Kremlin

PARÍS – En un chiste de la Unión Soviética de los años setenta, el Politburó revive a Stalin y le pregunta qué hacer para combatir el estancamiento económico y la extendida desilusión con los ideales comunistas. Stalin propone un programa de dos partes: en primer lugar, fusilar a todos los comunistas, en segundo lugar, pintar el Kremlin de verde. «¿Por qué verde?», preguntan asombrados los miembros del Politburó. Y Stalin responde sonriendo: «¡Sabía que nadie iba a cuestionar la primera parte!».

Ahora que en la Rusia actual crecen la represión y la tortura por parte del Estado, el chiste ya no parece tan alejado de la realidad o desactualizado. En una encuesta de marzo de 2021, el 52% de los encuestados (la mayor proporción con diferencia en la historia postsoviética de Rusia) dijeron temer un retorno a la tiranía. Pero lo más sorprendente es que el gobierno ruso aceptó la segunda sugerencia de Stalin y ha comenzado a enverdecer el Kremlin.

Por supuesto que la fortaleza del siglo XV en el centro de Moscú sigue pintada de rojo. Pero de pronto sus moradores han empezado a hablar el lenguaje de la descarbonización. El 13 de octubre, el presidente Vladimir Putin anunció en la Semana Rusa de la Energía que Rusia pretende alcanzar la neutralidad de carbono en 2060 (diez años después que Estados Unidos y que la Unión Europea, pero al mismo tiempo que China).

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/i82Zu3oes