0

Sobre el G-8, la Cumbre de la OTAN y otras cuestiones

Please note that there may be discrepancies between this, the original Spanish text, and the English text, which has been edited. If you would like to make any changes to the original article, let us know and we will pass your proposed edits along to the author for approval.

El pasado 4 de mayo, a tan solo 3 días de su investidura en el Kremlin, Putin se reunía a puerta cerrada en su residencia de Novo-Ogaryovo, a las afueras de Moscú, con Tom Donilon, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, quien tenía la misiva de transmitir la determinación de Barack Obama de estrechar la cooperación con Rusia.

Donilon regresó de ese viaje sabiendo que Putin no asistiría ni a la cumbre del G-8 que se celebrará los próximos 18 y 19 de mayo en Camp David ni a la cumbre de la OTAN que tendrá lugar en Chicago los próximos 20 y 21 de mayo. Ello a pesar del gesto que se había hecho de cambiar el G-8 de ciudad para que Rusia se sintiera más cómoda.

De esta forma, el que iba a ser el primer encuentro entre Obama y Putin, ya como Presidente, se ha aplazado hasta la Cumbre del G-20 en Los Cabos (México), previsto para el 18 y 19 de junio. Y las especulaciones no se han hecho esperar.