Putin sobre hielo

VIENA – Las temperaturas globales están en aumento, pero los conflictos congelados de la ex Unión Soviética no dan señales de querer derretirse. Por el contrario, el hielo se está expandiendo.

El respaldo por parte de Rusia de la elección llevada a cabo por los separatistas en Donetsk y Luhansk -ciudades clave en la región Donbas de Ucrania- indica que el Kremlin ha decidido crear otra "mini Guerra Fría" semipermanente, esta vez en zonas controladas por los rebeldes del país vecino más importante de Rusia. Pero hacerle el vacío al gobierno legítimo de Ucrania en la región es potencialmente mucho más desestabilizador que el respaldo que el Kremlin les pueda dar a los otros territorios ex soviéticos separatistas: Transnistria de Moldova y las regiones georgianas de Abjasia y Osetia del Sur.

Al desdibujar su frontera con Ucrania, Rusia está creando una nueva relación con una entidad anómala e internacionalmente irreconocible que pertenece, cultural e históricamente, no a la imaginaria "Novorossiya" (Nueva Rusia) proclamada por los separatistas, sino a la Unión Soviética "no muerta". El interrogante es por qué el presidente ruso, Vladimir Putin, y su entorno ven el conflicto congelado en Donbas, creado para impedir un acuerdo político o una paz duradera, como un desenlace positivo para su país.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/EwyM8Z6/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.