El camino al futuro de Rusia pasa por Ucrania

MOSCÚ – Una vez más, Rusia y Occidente se están desencontrando mutuamente. La atracción y repulsión magnéticas entre ambos ha existido por siglos. De hecho, los historiadores han llegado a contar 25 de estos ciclos desde el reinado del Zar Iván III.

Sin embargo, en el pasado los agudos giros antioccidentales de Rusia se invertían -por lo general, por simple necesidad- una vez que las relaciones llegaban a un punto que no podía empeorar más. No ocurre así esta vez. Por el contrario, el deterioro de las relaciones en la actualidad ha tomado un ritmo propio.

Hay cuatro razones para ello. Primero, la "pérdida" de la Guerra Fría, y con ello el estatus de superpotencia imperial, ha creado una crisis profunda y hasta ahora no resuelta en la mentalidad colectiva de la clase política de Rusia. Los líderes rusos siguen percibiendo a Occidente como un enemigo fantasma, en oposición al cual todas se están resucitando todas las mitologías tradicionales de la política exterior rusa.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/W7wBGWz/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.