0

El desplome financiero de Rusia que se acerca

WASHINGTON, DC – En este momento, el mundo entero se ve afectado por una tremenda crisis financiera, pero Rusia afronta una tormenta descomunal. El mercado ruso de valores está en caída libre, pues ha bajado en picado el 60 por ciento desde el 19 de mayo, una pérdida de 900.000 millones de dólares y el desplome se va acelerando. A consecuencia de ello, es probable que el crecimiento económico de Rusia se reduzca repentina y pronunciadamente.

Un problema es el de que, después de un largo período de prudencia fiscal, el Gobierno de Rusia ha dado muestras de extraordinaria ineptitud. Rusia ha disfrutado de un crecimiento económico anual de 7 por ciento, por término medio, desde 1999. Gracias a sus enormes superávits presupuestario y por cuenta corriente, en julio había acumulado reservas internacionales de 600.000 millones de dólares. Su deuda pública quedó casi eliminada, pero la economía abierta que ha engendrado el éxito económico de Rusia requiere el mantenimiento de políticas sensatas para dar resultado.

La crisis financiera americana inicial apenas afectó a Rusia, pero la desaceleración económica mundial ha provocado una bajada de los precios del petróleo y de otras materias primas en más de una tercera parte desde julio, lo que ha sido un golpe terrible. Sin embargo, todos los demás golpes han sido autoinfligidos. La crisis financiera rusa es algo muy dramático, cuya mejor calificación sería la de tragedia en cinco actos.

El 24 de julio, el Primer Ministro Vladimir Putin inició el primer acto atacando ferozmente, sin pruebas, al tímido propietario de la gigantesca compañía de carbón y acero Mechel por manipulación de precios y evasión fiscal. En tres días, las acciones de Mechel perdieron la mitad de su valor, con lo que desencadenaron la reducción del mercado ruso de valores.