Putin corruption Sebastian Derungs/Stringer

El capitalism neo-feudal de Rusia

WASHINGTON, DC – La Rusia de Vladimir Putin se parece cada vez más a la Unión Soviética esclerótica y estancada de la era de Leonid Brezhnev. Sin embargo, en un área el régimen de Putin continúa siendo un régimen innovador: en el área de la corrupción. De hecho, durante el presente año, el décimo octavo año de gobierno de Putin, una nueva forma de capitalismo de amiguetes ha estado tomando fuerza.

Durante la última década, Putin ha supervisado una importante renacionalización de la economía rusa. El sector estatal se expandió desde el 35% del PIB en el año 2005 al 70% en el 2015. Utilizando las palabras de Lenin, parecería que el Estado hubiese recuperado el control de las “puestos de alto mando” de la economía.

Y, a pesar de ello, también parecería que las empresas estatales, como por ejemplo las gigantes energéticas Gazprom y Rosneft, operan como negocios modernos. Al fin y al cabo, tienen normas y políticas de gobierno corporativo, consejos de administración y supervisión y celebran reuniones anuales de accionistas. Se someten a auditorías internacionales independientes, publican informes anuales y mantienen juntas directas con directores independientes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/v0jc4QC/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.